Universidad Nacional

Autónoma de México

 

Sala Miguel Covarrubias
15 de mayo de 2018


PALABRAS DEL RECTOR DE LA UNAM EN LA CEREMONIA DEL DÍA DEL MAESTRO 2018


Quiero tomarme solo unos momentos para agradecerles a todos ustedes su presencia.

Esta comida es un acto simbólico de agradecimiento por toda la dedicación empeñada para el bien de nuestra casa de estudios.

Felicitar a los ochoprofesores e investigadores eméritos que hoy recibieron las insignias que los acreditan con esa calidad excepcional que les han reconocido sus pares.

A los setenta profesores e investigadores que hoy celebran cincuenta años de dedicación a la Universidad.

Expresarles también, a nombre la Universidad, el agradecimiento al Dr. Alejandro Mohar Betancourt, al Dr. René Millán Valenzuela, a la Dra. Irene Antonia Cruz González y al Dr. Felipe Tirado Segura, quienes concluyeron su encargo en la junta de gobierno por toda el cumplimiento y entusiasmo con el que desempeñaron sus encargos en interés de la Universidad.

 Esta comida es para eso:

Para agradecerles, que, durante todo este tiempo, desde sus respectivas trincheras, han entregado su vida a la Universidad.

No hay palabras para reconocerles sus desvelos, ilusiones, esfuerzos y su amor por la Universidad Nacional Autónoma de México.

No han sido tiempos sencillos los que hemos vivido y los que estamos viviendo en nuestra sociedad.

  • Vivimos una etapa de violencia, que no había tenido parangón en las últimas décadas.
  • Experimentamos en años recientes creciente inseguridad con el crimen organizado y bandas de narcomenudeo.
  • También, en forma gradual, la intolerancia y la violencia de género se han hecho visibles en nuestra sociedad.
  • Los problemas económicos de la nación influyeron en una reducción del gasto público en educación y en investigación.
  • Nuestro subsuelo se cimbró y devastó comunidades completas, afectando a decenas de miles de mexicanos y afortunadamente, solo en forma parcial, a nuestra Universidad.
  • Ante todo, ello, los mexicanos y en particular los jóvenes se encuentran desesperanzados y todo ello en un entorno político con una sociedad polarizada y desencantada con las instituciones.

No, no son tiempos sencillos.

Pero los hemos sido superando:

  • Nuestro presupuesto ha crecido, en términos reales, año con año.
  • Hemos podido sortear las crisis económicas con disciplina administrativa y propiciado el crecimiento de la Universidad tanto en matrícula como en oferta académica e instalaciones.
  • Hemos podido erradicar, sin estridencias, a los núcleos de narcomenudistas que ocupaban regiones de nuestro campus y recuperado nuestros espacios.
  • Se han aprendido a más de noventa de ellos evitando los actos de violencia extrema en nuestras instalaciones, y seguiremos combatiendo a los delincuentes, en la medida de nuestras posibilidades y continuaremos exigiendo los cuerpos de justicia actúen con determinación y prudencia.
  • Hemos instalado protocolos contra la violencia de género y continuaremos mejorando éstos con la participación de los universitarios. La decisión en este sentido es firme: debemos construir una nueva ciudadanía en equidad de género, respetuosa y tolerante.
  • Superamos los sismos con una gran participación universitaria y un compromiso firme de continuar laborando, sin dejar por ello de dar todos nuestros esfuerzos a la rehabilitación de pueblos enteros y comunidades.
  • Hemos convocado a los distintos partidos políticos a que respeten la vida académica de la universidad y se mantengan las campañas fuera de nuestras instalaciones, y, al mismo tiempo, hemos invitado a toda la comunidad y tendencias políticas a participar activamente con un voto informado y consiente.

Con ello, y a pesar del entorno adverso, la universidad sigue creciendo y mejorando. Hoy se nos reconoce como una de las mejores universidades en Iberoamérica, con doce áreas del conocimiento dentro de las primeras cincuenta universidades del mundo, y con quince dentro de las primeras cien.

Estamos de pie, en paz y con la mirada en el futuro.

Y todo ello, gracias a los universitarios, que, en personajes como ustedes, tienen a su mejor representación.

Por ello, mil gracias. La Universidad, y sus logros, se debe a ustedes.

Ustedes que, con su ejemplo, esfuerzo y dedicación, hacen de nuestro espacio un mejor México, aquel que aspira a la constante superación.

Que, por nuestra raza, hable su espíritu. Muchas gracias

 

 

 

 


Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2015 - 2019. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando no se mutile, se cite la fuente completa y su dirección electrónica. De otra forma, requiere permiso previo por escrito de la institución.Dirección General de Comunicación Social. Créditos.